Carrito de compra

0

Tu carrito de compras está vacío

Ve a la tienda

El tamaño SÍ importa

By: :Javi Blanco Copywriter BomBag 0 Comentarios
El tamaño SÍ importa

El tamaño SÍ importa
(o por que trabajar con cargas es más beneficioso para tu cuerpo) 

A veces, parece que llevamos tanto tiempo usando nuestro cuerpo que sólo recordamos todas las cosas increíbles que es capaz de hacer, cuando una lesión o una enfermedad nos impide usarlo. 

Hablamos de lo increíblemente preciso que es el ojo humano. De la maravillosa musculatura que nos permite andar erguidos durante mucho rato sin que el cuerpo se resienta. O de las propiedades curativas de nuestra propia sangre cuando sufrimos una herida. 

Estos son sólo algunos ejemplos de las virtudes del cuerpo humano. 

Pero aún quedan por desentrañar algunos misterios del cuerpo humano, de los cuales aún no tenemos mucha idea de cómo funcionan. 

El funcionamiento del cerebro, es uno de los ejemplos más claros. 

Otro de estos misterios, y del que hablaremos a continuación, es posible que te suene o que hayas oído hablar de él. 

Y si no lo has hecho seguro que has oído alguna vez hablar de el increíble HULK. 

 

Tu (súper) fuerza secreta 

Cuenta el creador de La Masa, que un día presenció como una madre, presa del pánico, fue capaz de levantar la parte trasera de un coche para salvar a su bebé que se había metido debajo. 

Este peculiar hecho le inspiró para crear un superhéroe (verde) capaz de contar con una fuerza sobrehumana cada vez que se enfadaba. 

Cómo muchas otras veces, la ficción se inspira en la realidad. Pero ¿qué hay de cierto en esta increíble historia? 

Está científicamente documentado que sólo utilizamos un 65% de la capacidad de nuestros músculos para producir fuerza. 

En cuerpos muy trabajados, como el de los levantadores de pesas, esta cifra puede llegar al 80%. 

Cuanto mayor es el músculo más fuerza se puede producir. 

Este límite del 65% que autoimpone el cuerpo, no es aleatorio, ni forma parte de una conspiración para que no desarrollemos nuestro verdadero potencial, sólo es un mecanismo de autoprotección para evitar lesiones y roturas musculares. 

Pero el tamaño no es el único elemento clave para producir más fuerza. También es importante la “tensión específica”. 

La tensión específica, es la cantidad de fuerza que puede producir cada una de las fibras musculares y la intensidad de la señal eléctrica que llega al músculo. 

Así, en situaciones de peligro extremo, el cerebro es capaz de liberar cantidades ingentes de noradrenalina, que amplifican la señal eléctrica que llega a nuestros músculos, quitando así ese límite para intentar sobrevivir a la situación a la que nos enfrentamos. 

Este fenómeno es conocido como Fuerza Histérica. Y a pesar de las dificultades para estudiarlo, ya que pone en riesgo la vida de los pacientes, cada vez hay más estudios que investigan su funcionamiento. 

El poder de la mente humana para conseguir que realicemos cosas asombrosas, nos deja una valiosa lección: 

Somos más fuertes de lo que creemos. 

 

¿Qué si quiero o qué si tengo? 

Si lo que queremos es aumentar nuestra fuerza o masa muscular, antes, tenemos que entender que es lo que realmente aumentará en nuestro cuerpo. 

Existen dos tipos de fibras musculares: 

  • Rojas o lentas
  • Blancas o rápidas 

Las fibras musculares rojas (o tipo I) son resistentes a la fatiga y utilizan la grasa como fuente de energía. No crecen y carecen de fuerza o de velocidad. 

Los músculos posturales, que nos permiten estar de pie muchas horas sin que se fatiguen fácilmente serían un buen ejemplo de ellas. 

En cambio, las fibras Blancas (o Tipo II A y II B) son más grandes, más fuertes y más rápidas, pero carecen de resistencia. 

Utilizan la glucosa como fuente de energía, y en concreto el tipo II B pueden llegar a crecer hasta un 100% de su tamaño original. Los músculos femorales o los tríceps son ejemplos de músculos con fibras blancas. 

Está claro que si lo que quieres es aumentar tu fuerza o tu masa muscular, los músculos que te interesan trabajar, son los que contienen las fibras blancas y para ejercitarlos es necesario ejercitarlos utilizando solamente dos conceptos: 

Las cargas y las repeticiones. 

 

(Re)carga tus entrenamientos 

Durante el confinamiento de 2020, muchos de nosotros empezamos a hacer ejercicio como remedio casero a todas esas horas que pasamos sentados en el sofá o delante del ordenador. 

No es casualidad que las ventas de artículos deportivos subieran un 137% en esa época. Así fue como descubrimos, en primera persona, conceptos como Fitness, Push Ups o BodyWeight. 

Y aunque, como introducción a la actividad física es mucho mejor que no hacer nada, está comprobado que trabajar con el peso corporal, en suspensión o con gomas, es mucho menos efectivo que trabajar con cargas. 

Seguro que si tienes redes sociales, recuerdas los vídeos de gente utilizando garrafas llenas de agua para aumentar el nivel del ejercicio. 

Es lo que les sucedió a aquellos que ya practicaban actividades físicas antes de la pandemia, aquellos que querían ganar masa muscular o aquellos que, por lo menos, querían no perderla. 

Así es como nació nuestra querida BomBag. 

Como un intento de unificar, perfeccionar y hacer accesible a todo el mundo, todas esas herramientas que se utilizan a diario como entrenamiento de carga, como pueden ser una Kettelbell, una mancuerna o una mochila llena de botellas de Fontvella. 

Lo cierto es que no importa con qué tipo de carga trabajes, los beneficios superan con mucho a trabajar sin ellas. 

En un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte, llegaron a la conclusión que trabajar con cargas produce: 

  • Beneficios cardiovasculares únicos
  • Incrementa la fuerza voluntaria isométrica
  • Mejoras en el flujo sanguíneo hacia las extremidades
  • Disminuye la presión sanguínea durante más tiempo
  • Mayor coordinación intramuscular
  • Mejora la segregación de hormonas del bienestar 

Además, uno de los resultados más inesperados, fue el cambio psicológico respecto a la percepción del entrenamiento. 

En otras palabras: trabajar con cargas hace que te sientas más satisfecho del ejercicio que has realizado. 

Como puedes ver, no son pocos los beneficios. 

Por eso desde Bombag, te animamos SIEMPRE a que entrenes. Si puedes hacerlo con cargas, mejor que mejor. 

Pero si además lo que quieres es un plan de entrenamiento completo y personalizado a tu nivel, con nuevos entrenamientos cada semana para sacar lo mejor de ti mientras te diviertes, te invitamos a que te pases por nuestra página web, escojas la BomBag que mejor encaje con tu personalidad y te unas a nuestro club. 

Recuerda que por fin disponemos del pago a cuotas y SIN INTERESES, que tanto nos habéis pedido ;) 

Si tienes alguna duda, estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites. Y sobretodo nunca te olvides de pasártelo BomBag.
Al final del día, es lo único que importa.
Cuídate. 

Categorías : Blog

Dejar un comentario